Nuestro balance de 2020

Termina un año que ha sido muy complicado para todxs. Un año de dolor, pérdidas y mucha inseguridad, tanto por la situación sanitaria como por la incertidumbre sobre el futuro. En marzo pudimos comprobar en carne propia algo que viven millones de personas refugiadas en el mundo: experimentamos cómo un evento externo y sobre el cual no tenemos ningún control puede cambiar nuestra vida de la noche a la mañana. En Granada Acoge, como en muchas otras organizaciones, todo cambió entre el jueves 12 y el viernes 13 de marzo: el anuncio de que se decretaba el estado de alarma en todo el país nos obligó a organizar a toda prisa nuestra respuesta ante la nueva situación. En nuestros pensamientos estaban todas las familias que dependían de un sueldo que no podrían recibir a causa de la imposibilidad de salir de sus casas, todas las personas que vivían en la calle y estarían por ello más expuestas al peligro de contagio, así como todos los niños y niñas que perderían su derecho a la educación por no contar con medios suficientes para conectarse a las clases online.

Por ello, pasado el primer momento de confusión nos adaptamos rápidamente a las nuevas necesidades. Ante el cierre de los servicios sociales comunitarios y de muchas entidades sociales, elaboramos una guía de los recursos que estaban operativos en Granada, la cual compartimos con asociaciones y profesionales, y que -debido a los frecuentes cambios que se producían- íbamos actualizando constantemente. Por otra parte, estuvimos apoyando la creación y gestión de varias de las iniciativas vecinales de ayuda mutua que aparecieron durante el confinamiento en los barrios de la ciudad, observando con ilusión cómo la ciudadanía es capaz de organizarse y apoyarse en tiempos de necesidad, cuando asume aquello que nos advertía Paolo Freire: que nadie se salva solo, únicamente nos salvamos en comunidad.

También, ante la situación desesperada que nos trasladaban muchísimas familias que se quedaron súbitamente sin ingresos, decidimos hacer una campaña de recogida de fondos económicos, a través de los cuales esperábamos cubrir sus necesidades básicas, ya fuera para alimentación y artículos sanitarios, para apoyar en el alquiler de una habitación a quienes carecían de vivienda o para costear una conexión a internet que hiciera posible el acceso a la educación por vía telemática. La respuesta que recibimos superó todas nuestras expectativas, ya que pudimos recaudar alrededor de 30.000 € que fueron destinados a personas y familias, tanto de origen inmigrante como autóctonas, que lo estaban pasando francamente mal. Desde Granada Acoge queremos volver a agradecer a todxs lxs que lo habéis hecho posible. Queremos destacar especialmente el apoyo del Fondo de Solidaridad, la generosidad de todos lxs artistas de la iniciativa Covidarte Granada y la colaboración de los supermercados Covirán Santaella, que asumieron un esfuerzo adicional en momentos muy difíciles. Agradecemos también el apoyo económico de emergencia por parte de La Caixa y de Bankia, y, por supuesto, el de tantas personas que confiaron en nosotrxs y nos ayudaron a aliviar un poquito la angustia de tantas familias.

No obstante, en paralelo estuvimos reclamando a las administraciones públicas que se hicieran cargo de esta situación de emergencia. Nuestras compañeras de los servicios sociales -a pesar de su gran esfuerzo y compromiso- se vieron totalmente desbordadas y carentes de herramientas, debido a la falta de respuesta por parte del Ayuntamiento de Granada. Igualmente, las medidas puestas en marcha por las demás administraciones han sido muy insuficientes y, en el mejor de los casos, han servido para repartir miseria. Si bien valoramos muy positivamente la reacción de una ciudadanía solidaria, consideramos que de ninguna manera puede recaer en ella el peso de cubrir las necesidades básicas de la población. Por este motivo llevamos repitiendo a lo largo de todo el año que la responsabilidad es pública y debemos exigir que las administraciones den una respuesta proporcionada a la gravedad de la situación, sin delegar la gestión de la misma en entidades sociales e iniciativas ciudadanas.

Además, ante la imposibilidad de atender presencialmente y de realizar acciones grupales, hemos tenido que reinventar nuestra intervención, para continuar con nuestros proyectos y seguir realizando una labor de utilidad. Si bien se han mantenido algunas consultas y acompañamientos presenciales en los casos de mayor necesidad, se han realizado infinidad de consultas telefónicas, clases y formaciones online, así como acciones grupales educativas y de ocio por vía telemática. También han sido meses de intensa lectura de Reales Decretos, que hemos ido traduciendo para hacerlos más comprensibles y asesorar a quienes se han visto afectadxs por todas estas medidas extraordinarias. A lo largo de todo el año hemos elaborado pequeños vídeos con píldoras informativas, hemos creado varios blogs con información relevante sobre esta situación de emergencia y hemos ayudado en la tramitación del ingreso mínimo vital. Más que ningún otro, este ha sido un año con muchísimo trabajo invisible, en el que hemos logrado mantener las actividades previstas en nuestros proyectos, pero hemos tenido que realizar además muchísimas otras acciones que nos requería la realidad.

Por este motivo, desde aquí queremos expresar nuestro reconocimiento y agradecimiento a un equipo de profesionales que ha trabajado hasta la extenuación, agotándose emocional y mentalmente, pero mostrando un compromiso y una capacidad de coordinación verdaderamente excepcionales. Asimismo, queremos mandar un enorme abrazo a las personas voluntarias, tanto a aquellas que han seguido al pie del cañón -como el grupo de primera acogida y el de las clases de español- como a aquellas que han tenido que dejar de desempeñar momentáneamente su labor en Granada Acoge: todas vosotras sois el pilar fundamental de la asociación y esperamos con mucha impaciencia el momento en que podamos volver a encontrarnos.

Finalmente, queremos expresar nuestro inmenso cariño a las familias de los compañeros que nos han dejado este año por culpa de la pandemia: nuestro querido presidente Juan Lanza; Pilar Cabeza y Juan Checa, ambos voluntarios que ayudaron a construir lo que hoy es Granada Acoge, y nuestro Juan Laguna, que siempre nos acompañaba con su compromiso y su sabiduría. Los echamos muchísimo de menos.

Tenemos ante nosotros un tiempo de enormes retos que requerirá de mucho esfuerzo, creatividad y lucha. Por favor, cuidaros mucho y cuidad a la gente que os rodea, porque os necesitamos fuertes a nuestro lado.

¡Feliz 2021!

 

Granada Acoge es una asociación que desde 1987 trabaja con los inmigrantes que residen en Granada y provincia. Con el objetivo de que en el futuro podamos vivir en una sociedad igualitaria, en la que todos los que compartimos un mismo espacio tengamos los mismos derechos y deberes, dedicamos nuestro esfuerzo a ofrecerles a las personas llegadas desde otros lugares la ayuda necesaria para alcanzar unas condiciones de vida dignas y facilitarles el proceso de integración, de manera que puedan desenvolverse a corto plazo de forma independiente. Además tenemos en cuenta una denuncia social, política y jurídica, puesto que creemos que es nuestra responsabilidad hacernos eco de situaciones de injusticia o de falta de atención que afectan a los inmigrantes. 

En el seno de la Federación Andalucía Acoge ,Granada Acoge realiza su labor con total independencia y autonomía frente a cualquier injerencia política, religiosa o administrativa. No se trata de una empresa de servicios sociales, sino de un grupo organizado de personas que se identifican y comprometen con los objetivos trazados por la asociación.

GRANADA ACOGE- Portería de Santa Paula s/n

tfno: 958 200 836

 granada@acoge.org